Más allá del plato: pérdida y desperdicio de alimentos

Gente Ayudando A.C. y BID México

Gente Ayudando A.C. y BID México

 

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lanzó el concurso #SinDesperdicioMéxico con el fin de buscar soluciones innovadoras en fase de prototipo que estén ayudando a reducir el desperdicio de alimentos y así, contribuir en la búsqueda de soluciones a este problema.

 

Este concurso forma parte de las soluciones regionales impulsadas por el BID en conjunto con el sector público, privado y la sociedad civil mediante la iniciativa “#SinDesperdicio” que busca reducir la Pérdidas y Desperdicios de Alimentos (PDA) a través de 4 ejes:

1) Innovación: aplicando tecnología a lo largo de la cadena de valor;

2) Política pública: promoviendo leyes, políticas y programas que fomenten la reducción de la PDA;

3) Conocimiento: desarrollando estudios y análisis sobre las fallas de mercado; y

4) Cambio de comportamiento de los diversos actores de la cadena de valor.

En México, se pierden y desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos por año, lo que equivale al 34% del total de todos los alimentos producidos; esta pérdida tiene un costo estimado de 491 mil millones de pesos o el equivalente al 2.5 % del PIB del país.

Contexto

El problema de hambre a nivel mundial está relacionado con PDA,  ya que  conforme al  “Informe mundial sobre las crisis alimentarias” de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), casi 1000 millones de personas pasan algún nivel de hambre y se desperdician un tercio de los alimentos producidos (1,300 millones de toneladas), con lo que ¡Se podría alimentar a ¡2000 millones de personas!

En los años 80 se creía que producir más alimentos era una solución para erradicar el hambre, pero generó un incremento de la PDA. Tan solo en 2018, 113 millones de personas en 53 países experimentaron altos niveles de inseguridad alimentaria. La FAO estima que, en las etapas de la cadena de valor, la PDA es de 28% en la producción primaria, 6% en el procesamiento, 22% en el manejo y almacenamiento, 17% en la distribución y mercadeo, y 28% en el consumo final a nivel mundial. Desde entonces, en el mundo han surgido  diversas iniciativas  para erradicar este problema  con distintos enfoques.

En México existen iniciativas como los Bancos de Alimentos, para recuperar comida y entregarla a quienes más lo necesitan, además de plataformas tecnológicas como el proyecto Jalisco Sin Hambre, con el fin de eficientizar los procesos logísticos de acopio, almacenamiento y distribución, todo con base en sistemas de información georreferenciada.

En México, se pierden y desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos por año, lo que equivale al 34% del total de todos los alimentos producidos; esta pérdida tiene un costo estimado de 491 mil millones  de pesos o el equivalente al 2.5 % del PIB del país.

El problema de PDA afecta también la sostenibilidad de los sistemas alimentarios, disminuyendo ingresos para los productores y aumentando el precio a los consumidores; lo que impacta negativamente en el medio ambiente debido a la utilización no sostenible de los recursos naturales. Simplemente con los alimentos desperdiciados en la fase de venta al menudeo en la región, se podría alimentar a 30 millones de latinoamericanos, es decir, al 63.8% de la población que sufre hambre en nuestro continente.

La innovación tecnológica es una herramienta valiosa para fomentar la reducción de la PDA, por lo que, en el mundo han surgido diversas soluciones innovadoras  como: (i) granjas verticales que permiten la siembra en espacios reducidos dentro de grandes ciudades, con lo que se reducen costos en la distribución; (ii) la implementación de la Inteligencia Artificial (IA) para ofrecer modelos de precisión agrícola; (iii) sensores de monitoreo de alimentos durante el proceso de distribución que permitan realizar cambios de temperatura al instante dentro del contenedor; (iv) desinfección de alimentos de manera inteligente sin afectar su valor nutricional; (v) uso de la tecnología blockchain que permita la trazabilidad de los alimentos sin que la información sea alterada.

Finalmente, es importante que valoremos nuestros alimentos y las cadenas de valor de donde provienen, pues representan más de lo que vemos en cada plato. ¡Disminuir la PDA es esencial para crear un mundo con “Hambre Cero” una “Producción y Consumo Responsable” y una región #SinDesperdicio!

Para saber más, haz clic aquí

Gente Ayudando A.C. y BID México

Gente Ayudando A.C. y BID México

Gente Ayudando A.C.

ONG basada en Latinoamérica. Forma parte del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil del Banco Interamericano de Desarrollo en México. También es parte del ‘Global Compact’ de Naciones Unidas. Desarrolla capital social mediante asesoría técnica, capacitación y enlaces con especialistas; sus temas prioritarios actuales: Agricultura Inclusiva, Inclusión Financiera y TI aplicadas a soluciones sociales.

 

Carlos Aguirre

Carlos Aguirre es Maestro en Políticas Públicas (Georgetown University) y Posgraduado en Gerencia Internacional (University of Oxford). Se ha hecho acreedor a diversas distinciones, incluyendo: “Man of the Year” (EE.UU.), “Premio Nacional de la Juventud” (México), Presea “Estado de México” (México). Actualmente es ‘Managing Director’ de Gente Ayudando, y miembro del Consejo Consultivo del Banco Interamericano de Desarrollo en México. @charlesawire 

 

Iván González

Iván González es egresado de la Licenciatura en Economía (Universidad Autónoma del Estado de México), tiene experiencia en el desarrollo de proyectos sociales y de e-commerce con énfasis en el sector agrícola y logístico. Fue auxiliar de investigación en Conacyt. Mención de Excelencia en “Gestión de Proyectos de Desarrollo (PM4R)” BID – INDES. Actualmente es Coordinador de Información en Gente Ayudando A.C. @ivanfabela7

 

Susana Castañeda Palacios

Susana Castañeda Palacios es el enlace con organizaciones de la sociedad civil del Banco Interamericano de Desarrollo en México. Cuenta con amplia experiencia en el ámbito civil y en el sector público en temas que van desde aspectos legales, prevención social de la violencia y la delincuencia hasta la implementación de políticas públicas en materia de protección a refugiados. Es maestra en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Panamericana y licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana. Ha escrito publicaciones para el Senado de la República en México.