Teletrabajo: ¿qué oportunidades presenta para América Latina y el Caribe?

 María Teresa Silva-Porto - Fernando Pavón

María Teresa Silva-Porto - Fernando Pavón

La pandemia del coronavirus llevó a las empresas, a los trabajadores y a los consumidores a adoptar rápidamente nuevos comportamientos que probablemente se mantengan, cambiando la trayectoria y velocidad de tendencias que hace un par de años pensábamos lejanas. El debate sobre el teletrabajo como una modalidad de trabajo instalada es amplio y cuenta algunos consensos, entre otros, que llegó para quedarse.

Aunque esta modalidad de trabajo existe desde hace décadas, el avance de la digitalización y las nuevas tecnologías, y la crisis sanitaria del coronavirus, amplió y consolidó su uso. En el contexto del distanciamiento social, el teletrabajo se transformó en una solución viable para sostener puestos de empleo y actividades económicas.

En América Latina y el Caribe se estima que mientras que en 2019 solamente un 3 % de los trabajadores practicaban esa modalidad de teletrabajo, ese número aumentó a entre 10% y 35% durante la pandemia. Y en la medida en la que las empresas del mundo recorren, experimentan y evalúan diferentes caminos en la construcción de nuevas normalidades con esquemas híbridos, se vaticina que prácticas como el trabajo remoto y las reuniones virtuales van a continuar, aunque con menos intensidad que en el pico de la pandemia. Leer más.

 


WiConnect es la plataforma georreferenciada del Grupo BID que permite saber quién hace qué, dónde y cómo en América Latina y el Caribe con el propósito de avanzar hacia el crecimiento sostenible de los países. Si aún no sos parte de esta comunidad, REGISTRÁ AHORA tu organización. Podrás acceder a más contenidos premium, enterarte de becas y oportunidades de financiamiento, conectar con aliados potenciales para tus proyectos de desarrollo y visibilizar tu organización. 

 María Teresa Silva-Porto - Fernando Pavón

María Teresa Silva-Porto - Fernando Pavón